«Fue la mejor decisión que he tomado»

Patricia meza, una de las más queridas y responsables cuando hablamos de sus cuidados quiroprácticos, llegó hace nueve meses a la práctica (oficina) a iniciar su viaje con nosotros y sin dudas podemos decir que le encanta. Cuenta que, en un principio, sentía que su cuerpo «necesitaba un cambio» pero no sabía por dónde empezar, hasta que encontró a Pablo en nuestra página de Facebook: «quiropracticopabloherrera» y concretó una cita con nosotros.

A pesar de afirmar que no conocía mucho acerca de la quiropráctica, un pensamiento muy común, aseguró que su cuerpo «la estaba llevando a ese lugar». Según ella, no solo ver a Pablo hacer su trabajo a través de las redes sociales, sino también la energía que transmitía la convencieron a asistir. Luego de su primera visita y su primer ajuste, comenzó a sentir los cambios tanto físicos como emocionales y afirma que era algo que necesitaba desde hace mucho tiempo.

Actualmente se siente muy contenta, y dice que «es la mejor decisión que he tomado», tanto que ahora su hija Jennifer la acompaña para hacerse ajustes ella también. Ambas, como toda la familia que pertenece a nuestra comunidad, se encuentran en un constante aprendizaje acerca de cómo funciona su cuerpo desde su centro, descubriendo la capacidad que tiene el sistema nervioso sobre el equilibrio que tanto buscaban.

«Es una práctica de vida»

Después de tres años, Jocelyn está convencida de que, recibir cuidados quiroprácticos se trata de ser constante. Cuenta que, debido a «circunstancias de la vida» conocieron a Pablo y su trabajo, asegurando que los ha acompañado a ella y a su familia durante esta etapa de su vida a la que denomina «proceso de cambio».

Dice que, en su casa, necesitaban apoyo en diferentes áreas y sentía que sus cuerpos necesitaban funcionar al 100% para poder afrontar ciertas circunstancias que estaba sucediendo en su vida. También admite que va regularmente a sus ajustes, ya que, según ella, desde el primer momento sintió cambios, percibiendo que algo sucedía dentro de ella que la ayudaba a funcionar mucho mejor que antes.

De acuerdo con lo que nos contó, su energía, sus emociones y su cuerpo comenzaron a trabajar de manera positiva, y afirma que su sistema inmune se encuentra más fuerte que antes. «No tenemos problemas con alergias estacionales, ni tenemos que recurrir a otros profesionales de la salud por crisis de asma», además dice que los cambios se vieron reflejados en las asistencias tanto laborales como escolares.

Jocelyn asegura que con Pablo se sienten en confianza, ya que creen plenamente en su profesionalismo además, se siente bien recibidos porque «es una excelente persona con cada uno de nosotros». Confía en que recibir cuidados quiroprácticos no se trata de algo que se deba cumplir durante un tiempo, sino que lo considera como «una práctica de vida», puesto que considera que es fundamental que las personas no se encuentren subluxadas para que su funcionamientos se estable, orgánico y en buenas condiciones.